Un juego sin Messi

Al enumerar los 11 jugadores con más empaque de la plantilla del FC Barcelona, es muy probable que cuatro de los citados sean centrocampistas nominales: Busquets, Rakitic, Iniesta y Paulinho. Y aprovechando la rotación de Messi en Turín,Valverde estrenó un 4-3-1-2 que dio cabida a todos ellos a modo de prueba.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
La colocación fue más o menos canon. Quizá, fuera del Barça, con esos mismos futbolistas parecería más coherente situar a Paulinho como interior derecho y a Rakitic de “10”; pero en clave culé, lo más automático consiste en esbozar lo que planteó Valverde: Rakitic de interior y Paulinho en el enganche. El brasileño ha sido el encargado de compensar con sus llegadas que, salvo cuando juega Paco Alcácer, hay dos rematadores naturales en vez de tres como antaño, y por ello, y por su baja implicación en los primeros pases, partió de la posición más adelantada de la medular. También en fase defensiva, durante la cual el 4-3-1-2 evolucionaba a 4-4-1-1 con Deulofeu -punta derecho- e Iniesta cerrando las bandas, Busquets y Rakitic en el doble pivote y Paulinho secundando a Suárez en la presión.

En la práctica, hubo luces y sombras; siempre considerando como base que la Juve propuso un partido sumamente pasivo desprovisto tanto de presión concienzuda como de verdaderas ambiciones ofensivas. Dentro de ello, el Barça supo tener el controcon balón -con una circulación no muy fluida pero sí muy segura– y también sin él, con esa línea de cuatro más Paulinho viviendo los minutos sin grandes sobresaltos a excepción hecha de algunas genialidades de Dybala.

Menos claridad se le atisbó en el ataque, donde la espesura se destacó como la nota dominante. La espesura y la inocencia. Con un sistema de dos puntas que mandaba a los mismos hacia los costados (Suárez a izquierda, Deulofeu a derecha) para estacionar posesiones arriba, los medios debían asumir un compromiso con el área rival al que no terminaron de hacer frente. Paulinho lo intentó pero no le fue tan fácil encontrar espacios empezando su fútbol más arriba, mientras que Rakitic e Iniesta adoptaron rutinas tácticas más fijas y conservadoras que no compensaron la falta de un tercer atacante. Aunque dicho esto, toda variante que no implique a Leo Messi debe ser analizada con prudencia en este FC Barcelona. Las conclusiones hay que sacarlas, siempre, con el gran jefe argentino.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
“A mí me gustó mucho el partido azulgrana. Si se mira el contexto (en un estadio con un ambiente impresionante, la Juve necesitada y el Barça de Valverde por primera vez sin Messi) a cualquier culé le temblarían las piernas. Sin embargo, personalmente vi a un equipo con las ideas claras, bastante empaque e individualidades dando un paso adelante. Especialmente bonito me pareció el partido de Gerard Deulofeu, quien me pareció el mejor culé en ataque en el momento del cambio, tal vez junto a Iniesta”

Paulinho tuvo el rol táctico más destacable en el Juventus Stadium.